Ahora más que nunca

(5 min lectura)

El teletrabajo o trabajo a distancia es una modalidad en la cual se te permite cumplir tu jornada laboral en un lugar distinto a la oficina. Partiendo de este concepto, surge una gran cantidad de pros y contras, dependiendo del bando en el cual te encuentres. Hablo de bandos en este momento ya que el punto de vista varía según tu cargo o posición laboral, inentendible pensamiento, lo sabemos, pero han surgido una gran ola de mitos alrededor de esta forma de empleo que hacen muy escépticos a las personas, impidiendo en muchos casos un paso a una mejora de la productividad y esquemas de trabajos.

Siempre ha sido motivadora, encantadora y, hasta grandiosa, la idea de poder desempeñar tus actividades laborales desde la comodidad de la casa, no tener que lidiar con esos innumerables problemas que se presentan en la vida cotidiana de cada individuo (atascos, personas malhumoradas, los malos olores en el metro o ese compañero que no te agrada). Desde la creación e implementación del famoso teletrabajo, este sueño empezó a materializarse, pero no tan rápido, ya que el problema se surge al momento de encontrar empresas que se arriesguen en apostar por esta modalidad.

Para las corporaciones resulta una apuesta muy grande pasar de un sistema convencional de trabajo presencial al teletrabajo, más con el mito que circula alrededor de “si no los tengo vigilados, no trabajan” o el pensamiento arcaico de cualquier persona sin haber probado esta forma de empleo “desde la casa trabajas menos”. En una de las páginas más importantes de FreeLancers, se escribió un artículo sobre la mejora de productividad en relación con el teletrabajo; comentaban de una empresa grande de china, Ctrip, la cual es una agencia de viajes online con sede en Shanghái, que cuenta con más de 16.000 empleados.

Se realizó un estudio teórico/práctico sobre el teletrabajo en sus empleados y obtuvieron resultados impresionantes:

  • Un aumento de la productividad de 22%.
  • Un ahorro estimado de US$ 2.000 dólares por año por cada empleado.
  • Un 50% menos de desgaste en los empleados.
  • Un nivel muy superior de satisfacción de los empleados con la empresa.

Estos son los principales puntos que logró conseguir la empresa, en cuanto a mejora, con tan solo implementar teletrabajo. La empresa ha conseguido salir beneficiada gracias al aumento de productividad abrumador, como también, lograron ahorrar una gran cantidad de dinero cuando lo vemos sobre el balance total de trabajadores. Este es uno de los miles de ejemplos de multinacionales que han logrado grandes cambios debido a esta modalidad de trabajo, pero una cosa si es cierta, el proceso de aprendizaje, adaptación y ejecución es un trecho largo, en el cual se debe educar al trabajador, y a los directivos, para poder obtener resultados favorables hacia ambas caras de la moneda; porque en cierta forma un trabajador contento y cómodo da buenos resultados, lo que favorece a la empresa, generando de manera directa ingresos para la misma.

En la primera empresa donde trabajé, tenían implementado el teletrabajo para todos los empleados, por lo que puedo comentarles como fue esa experiencia.

Para entrar en contexto, era una empresa de tecnología, la cual hacía desarrollo de aplicaciones móviles y web, también hacían mantenimiento de aplicativos y comercializaban con SAP. Para mantenerse a la vanguardia dieron el paso de implementar el grandioso trabajo a distancia, pero no sabían cómo comenzar, por lo que decidieron dar el paso con un solo trabajador, este sería el responsable de cómo se desarrollaría esta modalidad para los demás eslabones de la empresa.

Resulta difícil creer que de una persona dependería todo el desenlace, pero sí, aunque no era cualquier trabajador, puesto que este había recibido cursos sobre buenas prácticas en la modalidad de trabajo fuera de la oficina y leído un sinfín de materiales sobre acondicionamiento del hogar para el trabajo; el resultado fue una mejora notable en su rendimiento, los tiempos en la resolución de actividades se redujeron a más de la mitad. Al ver esta mejora en un empleado, la empresa fue incrementando su tasa de activos con esta modalidad hasta convertirse en su marco de trabajo, tanto, que lograron cambiar totalmente su esquema, pasando a ser dependientes del teletrabajo y, aunque todo esto podría parecer ilógico para algunos o innovador para otros, cabe destacar, que se tenía un día a la semana para reuniones y asistencia a la oficina para tener un control sobre las masas de trabajadores.

Cuando me contrataron en esta empresa y me ofrecieron de entrada el teletrabajo, no tienen idea de lo feliz que me puse. La oficina me quedaba a dos horas de mi casa, por lo que poder trabajar la mayoría de días desde mi dulce hogar era algo que me “caía como anillo al dedo”, era simplemente lo que necesitaba (sin saber que necesitaba este tipo de lujos laborales), pero… no todo fue color de rosa, aquí fue donde empecé a ver la realidad de lo que es aceptar esta modalidad de trabajo, y es algo que no todo el mundo comenta para que “no pierda el encanto”, pero es algo tan importante que no se debe dejar pasar y es el Trabajo en Casa.

El Trabajo en Casa tiene ciertas particularidades, pero intentaré mencionar algunas negativas para pisar tierra de antemano.

Las distracciones en casa son más fáciles de notar, al inicio toda mi familia se acercaba a hablarme o a solicitarme algo, ya que estaba ahí sentado, en mi cuarto, trabajando en la computadora, sin hacer nada (expresión propia de mi mamá), como también puedes darte cuenta de la frecuencia con la que tu internet falla, debes aprender a comunicarte con tus compañeros y la más esencial, aprender a ser resolutivo.

El primer paso de todo trabajador a distancia es establecer un perímetro alrededor del lugar que escoja para que sea su “oficina”, ya que debe garantizar que en este lugar pueda alcanzar la absoluta concentración para llevar a cabo sus actividades con total éxito. Además, en este reglón podríamos agregar recomendaciones como no trabajar desde la cama, ya que puede ser una traición para ti mismo, haciendo que tu subconsciente luego reconozca la cama como un lugar de trabajo y no de descanso. También se deben respetar los tiempos, y en esto podríamos englobarlos a todos, los tiempos de entrega, los de descanso, el de trabajo y el de comida. Cada uno de los tiempos son muy importantes y se merecen su total respeto, ya que para la empresa y para ti como profesional, es importante cumplir los tiempos de entrega, pero estos, no pueden influir o eliminar tus descansos, tus comidas o salirse todo el tiempo del horario laboral, claro está, que trabajando desde casa muchas veces sentirás que estás realizando “horas extras”, pero que en realidad no son esas horas extras que representan una sobrecarga de trabajo sino un pequeño esfuerzo que uno hace para mantener los tiempos y culminar ciertas actividades.

Cuando ya manejas esta dinámica, sepas administrar tus tiempos y ser resolutivo, esta modalidad puede ser una de las mejores herramientas para poder llevar tu vida como desees. En mi caso, luego que dominé y logré crear mi entorno laboral en casa, me di cuenta de lo eficiente que podía ser y lo fresco que siempre me mantenía (ya que descansaba lo debido al no tener que levantarme muy temprano para llegar a mi trabajo a la hora de entrada establecida). Incluso llegué a convertirme en uno de los mejores trabajadores en el ámbito de  resolución de actividades y, lo más importante para mí, era que podía tener actividades extra laborales (soy árbitro de fútbol profesional) siempre y cuando organizara mi agenda y cumpliera con lo solicitado.

Teniendo ya más de 4 años en el área de la informática, trabajando en distintas modalidades (presencial, teletrabajo total y mixta), me doy cuenta de que es una herramienta que puede potenciar a los trabajadores siempre y cuando se aplique de una manera eficaz y controlada.

En cuestión de gustos (mis gustos), voy a ser 100% defensor de implementar el esquema de trabajo mixto, tirando hacia la práctica de más días de teletrabajo que de forma presencial, ya que uno de los errores que uno puede cometer practicando esta forma de trabajo, es el aislarse del contacto humano, queriendo o no, si solo tratas a personas por medios digitales en el ámbito laboral pierdes cierto toque humano (que en mi caso me caracterizaba).

En resumen, una manera económica de potenciar la productividad en trabajadores, es aprender a apostar por esquemas de trabajos remotos con ciertos encuentros, que ayuden a unificar grupos, resolver grandes inconvenientes o simplemente conocer un poco más a tus compañeros de trabajo.

Recuerden siempre, cualquier acción que podamos hacer con el corazón, siendo lo que nos gusta, nunca saldrá mal.

Grupo Onetec

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido